ANGELORAPIA (Angeloterapia)

MISIÓN: "Exhortar al lector al descubrimiento de nuevas técnicas de bienestar y sanación que existen a través de los Ángeles, tales como la Meditación, el Yoga, el Chi Kung, etc.; que le ayudarán a retomar su vida espiritual y a reencontrarse consigo mismo, entendiéndose y sanándose, convirtiéndose en personas más plenas, más felices y, por ende, a enfrentarse con mayor coraje y positivismo a los embates de la vida diaria".



Total de Visitas
contador de visitas




NAMASTÉ



“Con el Poder del Yo Soy, el que Yo Soy y mí Intención más Pura, YO Decreto, Aquí y Ahora: Que hago reinar permanentemente el Amor, la Paz y la Alegría en mí y mí alrededor, para mi más alto beneficio, el de TODOS, de la Madre Tierra y del Universo Entero.
Así Es”


CONSULTAS
AQUÍ


“La Espiritualidad más expandida es el AMOR en VERDAD Iluminado”


días online
entradas
comentarios

¿Qué es el Yoga?

Veces visitado:


El yoga, se refiere a una tradicional disciplina física y mental que se originó en la India. La palabra se asocia con prácticas de meditación en el hinduismo, el budismo y el jainismo.
Según sus practicantes, el yoga otorga como resultado:
La unión del alma individual con Dios, la percepción de que el yo es espiritual y no material y el bienestar físico y mental.
La palabra española yoga proviene del sánscrito “ioga”, que, a su vez, procede del verbo “iush” (yuj en el Alfabeto Internacional de Transliteración Sánscrita o AITS): “colocar el yugo [a dos bueyes, para unirlos], concentrar la mente, absorberse en meditación, recordar, unir, conectar, otorgar, etc.”. El verbo “iush”, es la misma raíz indoeuropea de los términos castellanos “yugo” y “conyugal”.


LOS ORÍGENES
Los orígenes del Yoga se remontan a la prueba arqueológica más antigua encontrada.  Data, aproximadamente, del año 3000 antes de Cristo y se trata de sellos de piedras con figuras de posiciones yóguicas pertenecientes a las civilizaciones de los Valles del Indo y Saraswati.
Las escrituras hindúes más antiguas se encuentran entre las más antiguas del mundo y en ellas se hace referencia al Yoga. La cultura hindú y, en general, todo el acerbo religioso-filosófico de la India, tiene su origen en los Vedas, textos sagrados que originalmente provienen del sánscrito. Constituye todo un acopio de sabiduría en el campo del conocimiento del ser humano a nivel físico, metafísico y puramente espiritual.
Según una leyenda hindú, su aparición en la Tierra ocurrió cuando un pez (Mat-sya) presenció cómo el dios Shiva enseñaba a su Shakti Parvati (esposa) los ejercicios de yoga. El pez imitó a Parvati y, al practicar los ejercicios, se transformó en hombre.

Este conocimiento védico se conservó de generación en generación por tradición oral, mediante la recitación de su contenido en forma de aforismos. Fueron recogidos por escrito, por primera vez, hace unos cinco mil años.
Las primeras pruebas escritas se encuentran en las escrituras védicas, de los cuatro Vedas, particularmente en el Rig-veda y en el Atharva-veda, las cuales se remontan al año 2500 antes de Cristo.

En occidente, la parte más conocida de los Vedas son los Upanisads, tratados y poemas filosóficos y místicos que exploran la naturaleza del alma humana. Es en los Upanisads, la última parte de los vedas (1500 antes de Cristo), donde se encuentra la base de las enseñanzas yóguicas. Surge la filosofía vedanta sobre la realidad o conciencia absoluta.

Hacia el 500 antes de Cristo surgen dos grandes poemas épicos, el Ramayana de Valmiki y el Mahabharata de Vyasa, que narran las encarnaciones de Dios. Entre la narración se tratan temas morales y filosóficos. Una parte importante del Mahabharata es el Bhagavad Gita, este consta de dieciocho capítulos, en los que se discuten distintos aspectos del Yoga. Hacia el 500 antes de Cristo, Patanjali (pensador hindú cachemiro), recopiló todo el conocimiento existente sobre el Yoga en los Yoga Sutras, texto básico reconocido unánimemente por todas las escuelas yóguicas.

Los Yoga Sutras son la base de la Raja Yoga. El Yoga de Patanjali no es más que un yoga pero existen otros. Constituye lo que podríamos llamar el yoga clásico, sistemático: un preciso conjunto de reglas prácticas y de realizaciones muy circunscritas a los principios metafísicos del Samkhya.

A lo largo de los años, numerosos autores han comentado los Yoga Sutras de Patanjali, en los cuales están clasificados los 8 pasos progresivos (ashtanga yoga) hacia la realización personal, en la Raja Yoga, el yoga más desarrollado en occidente.
El ashtanga yoga, o yoga de los ocho pasos, incluye un conjunto de técnicas complementarias entre sí, que constituyen toda la práctica del yogui. Los primeros 4 pasos desarrollan particularmente la práctica "externa".  Los últimos 4 pasos, la práctica "interna" o más personal.
Estos son:
  •  Yama: Actitudes éticas - no violencia -ahimsa-, Veracidad -satya-, honradez -asteya- , Moderación -brahmacarya-, Posesión justa -aparigraha-.
  •  Shantosha: Austeridad o disciplina -tapas-, Estudio o auto investigación -svadhyaya-, Desapego o actuación correcta -ishvarapranidhana-.
  •  Asana: Posiciones físicas.
  •  Pranayama: Control de la respiración.
  •  Pratyahara: Abstracción sensorial.
  •  Dharana: Concentración.
  •  Dyana: Meditación.
  •  Samadhi: Interiorización profunda.

El Yoga contemporáneo inicia hacia el 1900 d.C.  Numerosos maestros llegaron a occidente creándose así el origen de las diferentes escuelas conocidas actualmente.
La cultura occidental ha desconocido la filosofía india hasta hace poco más de cien años; prácticamente, hasta que algunos filólogos europeos comenzaron a estudiar el sánscrito en el siglo XIX.


YOGA SUTRAS DE Patanjali
 Hacia el 500 antes de Cristo, Patanjali, recopiló todo el conocimiento existente sobre el Yoga en los Yoga Sutras, texto básico reconocido unánimemente por todas las escuelas yóguicas. Patanjali es conocido a través de leyendas.  En la mitología, es considerado como una encarnación del dios serpiente.
Los Yoga Sutras son la base de la Raja Yoga, pero trata todas las ramas del Yoga. Constituye lo que podríamos llamar el yoga clásico.

Es el resultado de un detallado y sistemático recorrido por los caminos del Yoga, de principio a fin. A lo largo de los años numerosos autores han comentado los Yoga Sutras de Patanjali, en los cuales están clasificados los 8 pasos progresivos (ashtanga yoga) hacia la realización personal, en la Raja Yoga, el yoga más desarrollado en occidente.

Las Raja Yoga Sutras constan de 195 aforismos. Tratan, fundamentalmente, de dos aspectos: la descripción de las funciones de la vida mental y la enumeración de los medios mediante los cuales puede lograrse el Yoga.

El libro se divide en cuatro partes:

Parte primera "Samadhi Pada”, consta de 51 aforismos Trata sobre la naturaleza del yoga. Presenta el Yoga como medio para calmar y dominar la mente. Describe los estados mentales y los distintos niveles de conciencia.

Parte segunda "Sadhana Pada", consta de 55 aforismos Trata del porqué de la práctica del Yoga, y de los medios para realizarla. Medios para dirigir la mente desde la dispersión hasta un alto estado de concentración.
En cuanto a la enumeración de los medios a través de los cuales se alcanza el Yoga, se señalan ocho principales: abstención del mal, fomento del bien, realización de posturas corporales en reposo, regulación respiratoria, control sensorial, concentración, contemplación y completa absorción.

Parte tercera "Vibhuti Pada”, consta de 55 aforismos Trata de los poderes, percepciones extrasensoriales o siddhis que se adquieren con la práctica avanzada del Yoga. Estos poderes no son un objetivo en sí, el apego a ellos puede suponer una grande trampa que provoca la perdida de los logros obtenidos previamente.

Parte cuarta "Kaivalya Pada”, consta de 34 aforismos Trata filosóficamente de la naturaleza del conocimiento. Describe la emancipación de la mente, la realidad espiritual última del Universo. Sobre los comentarios.

Los Yogasutras son difíciles de entender, por el tema que ocupan, por los conceptos filosóficos que aparecen y porque la vida y el pensamiento contemporáneo parecen muy lejanos de estas enseñanzas clásicas. Muchos autores, a lo largo de la historia, han comentado los Yoga Sutras de Patanjali.

Los aforismos encierran, en pocas palabras, un gran significado que son una guía a descifrar. Debemos ser conscientes de que los comentarios realizados a lo largo de la historia van unidos a un autor, pero están condicionados a la escuela y a la época histórica a la que pertenece.


EVOLUCIÓN DEL YOGA
Desde sus orígenes, la influencia del Yoga fue constante y profunda en toda Asia. Así, hubo un Yoga budista, hindú, chino, tibetano, etc; y, a través de los descubrimientos realizados por los yoguis a lo largo de la historia, se han sistematizado en los diferentes sistemas de yoga tradicionales (Astanga Yoga, Hatha Yoga, Kundalini Yoga, Mantra Yoga, etc.).

El yoga practicado en Occidente tiene su origen en el denominado “Yoga Astanga”, creado por el maestro hindú Sriman Krishnamachaya. El hijo y los discípulos de Krishnamachaya introdujeron el movimiento en Occidente en los años 60.

Dos maestros del yoga fueron particularmente influyentes en la historia de occidente: B.K.S. Iyengar y Krishna Pattabhi Jois. Pattabhi Jois enseñaba en su escuela de Mysore, en la India meridional, donde se practica una adaptación del yoga Astanga.

Por su parte, Iyengar, perfeccionó un yoga que se focaliza en el ejercicio muscular y en la flexibilidad, el “Hatha yoga”, cuyo objetivo es la relajación total. Mediante ciertos tipos de posturas, este yoga intenta reencauzar al Prana (energía) a través de sus naturales conductos dentro del cuerpo sutil, para que circule libre y equilibradamente. Este Yoga se sirve del cuerpo como instrumento de bienestar y perfeccionamiento.
Así, en occidente, el Hatha Yoga ha adquirido gran difusión a partir de la pérdida de la salud física y mental y el espíritu pragmático del hombre occidental, lleno de ansiedades y cansado por el estrés de la vida moderna.

En las últimas décadas, diversos maestros han perfeccionado nuevos métodos de Yoga, no todos legitimados por las escuelas tradicionales, e incluso algunos enfocados sólo en los aspectos físicos, muy alejados de sus orígenes, como por ejemplo: el power yoga.


TIPOS DE YOGA
Los tipos de yoga que se consideran fundamentales son:
  • rāja yoga (habitualmente identificado con aṣṭāga yoga)
  • jñāna yoga
  • karma yoga

Las denominaciones bhakti yoga y haha yoga no corresponden a ramas o caminos fundamentales del yoga clásico. El haha yoga es una parte del rāja yoga.

Raya yoga:
El raya yoga (lit. ‘yoga regio’ donde rashá: ‘rey’), se suele identificar con el ashtanga yoga descrito por Patañjali.
Sus Ocho etapas:
El texto sánscrito Yoga-sutra (‘aforismos de yoga’) de Patanyali (probablemente del siglo III a. C.) prescribe la adhesión a ocho preceptos que constituyen lo que se denomina ashta-anga yoga, el ‘yoga de los ocho miembros’ (siendo ashta: ‘ocho’, y anga: ‘miembro’). En este texto, Patañyali recopiló y sistematizó los conocimientos acerca de estas técnicas.
Estos «ocho miembros» son:
1.- iama (‘prohibiciones’):
  • a) ajimsá (‘no violencia’, sensibilidad hacia otros seres).
  • b) satia (‘veracidad’, no mentir).
  • c) asteia (‘no robar’).
  • d)brahmacharia (‘conducta brahmánica’, aunque en la práctica significaba celibato y estudio de los Vedás)
  • e) aparigraja (‘no apegarse’ al hogar, etc.).

2.- niiama (‘preceptos’):
  • a) shaucha (‘limpieza’ física y mental)
  • b) santosha (‘completa satisfacción’).
  • c) tapas (disciplina, ‘consumirse por el calor’).
  • d) suadhiaia (‘recitar [los Vedás en voz baja,] para sí mismo’).
  • e) íshuara pranidhana (‘ofrecerse al Controlador [Dios]’)

3.- ásana (‘postura’): la columna vertebral debe mantenerse erecta y el cuerpo estable en una postura cómoda para la meditación. El hatha yoga se enfoca en este miembro.
4.- pranaiama (‘control de la respiración’; prana: energía mística presente en el aire respirado; y  yama: ‘control’)
5.- pratiajara (‘poco comer’, control de los sentidos; prati: ‘poco’; ahara: ‘comer; implica el retraimiento de los sentidos de los objetos externos).
6.- dharana (‘sostenimiento’; dhara: ‘sostener’; implica la concentración de la mente en un pensamiento).
7.- dhiana (‘meditación’).
8.- samadhi (‘completa absorción’).

Gñana yoga:
El gñana (‘conocimiento’) se aplica tanto en contextos sagrados como laicos. Vinculado con el término «yoga», se puede referir al aprendizaje o conocimiento conceptual, y a la más elevada sabiduría, visión intuitiva o gnosis, es decir, a una especie de conocimiento liberador o intuición. Ocasionalmente, el gñana se equipara incluso con la Realidad última.

Karma yoga:
El karma yoga, ‘yoga de la acción’ o, más bien, ‘yoga del servicio’, es la dedicación completa de las actividades, las palabras y la mente a Dios. El karma yoga no es la actividad dedicada al bien. Según el hinduismo, las buenas obras (el buen karma) no llevan a Dios, sino a una siguiente reencarnación en mejores condiciones de vida, mientras que las actividades pecaminosas (el mal karma) llevan a una reencarnación en peores condiciones de vida. El karma yoga no produce reacciones materiales, sino que libera al alma y le permite, en el momento de la muerte, volver con Dios.


Las siguientes escuelas no deben identificarse como fundamentales en el yoga:

Hatha yoga:
El hatha yoga es el yoga más difundido en todo el mundo, y es conocido por sus ásanas (o posiciones corporales). Se trata de un sistema de posturas físicas cuyo propósito es lograr que el cuerpo esté apto para la meditación. Las ásanas generan serenidad física y mental; de tal forma que un yogui devoto pueda sentarse durante varias horas en una postura de meditación sin sufrir fatiga o inquietud. Una de sus āsanas principales es padmāsana (o ‘posición de loto’) y el “saludo al sol” (Suriá namaskar).
Actualmente el hatha yoga enfatiza la relajación.

Bhakti yoga:
El bhakti yoga es el yoga devocional. La diferencia con el karma yoga es muy sutil: aunque ambos tipos de practicantes dedican sus actividades al Absoluto.  A los practicantes de la devoción (bhaktas) les interesa un conocimiento más esotérico de la naturaleza de Dios (en su personalidad como Krishná) y de sus actividades, provenientes de escrituras puránicas, especialmente del Bhágavata-purana (siglo XI d. C.).
El bhakti yoga fue popularizado en los años 1970 por el movimiento Hare Krishna.

Ashtanga viniasa yoga:
El ashtanga viniasa yoga es un sistema de yoga basado en el texto Yoga korunta. Sri T. Krishna Nama Acharia escribió que lo había aprendido (en forma oral) de su gurú Rama Mojan Brahmachari a principios del siglo XX. Luego Krishna Nama Acharia se lo enseñó a sus discípulos Indra Devi, B. K. S. Iyengar, Sri Pattabhi Jois y a T. K. V. Desikachar, su hijo. Estos maestros lo difundieron en Occidente. Sri K. Pattabhi Jois, que enseña en la actualidad este sistema en la India, aprendió este tipo de yoga de Krishna Nama Acharia, con quien estudió desde 1927.
Esta escuela del yoga intenta incorporar las ocho ramas tradicionales del yoga (conocidas como ashtanga-yoga) según lo expuesto por Patanyali en sus Yoga Sutras. Enfatiza el viniasa (movimiento sincronizado con la respiración) mediante un método progresivo de series de posturas con una respiración específica (uyáii pranaiama).
Según sus adeptos, esta práctica produce calor interno y abundante sudoración. Este calor purifica los músculos y los órganos, elimina toxinas y permite que el cuerpo se reconstituya. Este método requiere mucha elasticidad y fuerza muscular, y está recomendado para quienes deseen bajar de peso y aumentar su fuerza y elasticidad.

Kriyá yoga:
Según el Bhágavata-purana (4.13.3), el Yoga-sūtra (2.1) y el Kriyā yoga sāra (una sección del Padma-purana), el kriiá-yoga es la forma práctica del yoga, un tipo de devoción activa: unión con la divinidad mediante la debida práctica de los deberes cotidianos.
El kriá yoga fue popularizado en Occidente por Paramahansa Yogananda en su libro Autobiografía de un yogui. Según este autor, el yoga kriiá acelera la evolución espiritual y genera un profundo estado de la tranquilidad. Las técnicas del kriiá yoga fueron popularizadas por el yogui Lajiri Majashaia. Se trataría de una forma mística del pranaiama, o sea, el control de la energía respiratoria.
La palabra sánscrita kriiá significa:
  • acción, realización, ocupación, negocio, trabajo, labor (según el Katiaiana-shrauta-sutra y las Leyes de Manú).
  • acción física, ejercitamiento de los miembros (según lexicógrafos como Amarasimja y Jemachandra).
  • investigación judicial (por medios humanos, como testigos, documentos, etc) o por medios sobrehumanos.
  • expiación de una culpa.
  • acción (como la idea general que se puede expresar con un verbo).
  • verbo. Según los gramáticos hay dos tipos de verbos: sakarma-kriiá (‘activos’) y akarma-kriiá (‘intransitivos’).
  • sacrificio, rito religioso.
  • acción religiosa, hija de Kardama y esposa de Dharma.

En cambio, según Yogananda, la palabra kriiá significa ‘limpieza’ (ya sea ésta física o mental), aquella que ayuda a eliminar las kleshas (impurezas) que plagan las acciones de sus seguidores.
Según las doctrinas del yoga, los kleshas son:
  • avidiá: ignorancia,
  • asmitá: egoísmo,
  • raga: deseo,
  • duesha: odio,
  • abhinivesha: tenacidad por la existencia mundana.

Mediante la respiración calmada del kriyā yoga los latidos del corazón se aquietan. Como resultado, la energía vital se desconecta de los cinco sentidos y la mente adquiere entonces el estado consciente de pratiajara, o sea, el retraimiento de los sentidos de los objetos externos (siendo prati: ‘poco’ y ajara: ‘comer’).

Kundaliní yoga:
Fue introducido en Occidente en los años setenta por Yogui Bhajan. El kundaliní yoga incluye ásanas (posturas), pranaiama (control de la respiración), canto de mantras, mudras (gestos rituales) y kriyās (ejercicios).
Las posturas son sencillas y acompañadas de una respiración dinámica, conocida como “respiración de fuego”.  Requiere poca exigencia física y la práctica, genera tranquilidad mental y vitalidad.
El kundaliní yoga enfatiza:
  • La lentitud del movimiento.
  • La concentración mental en el movimiento.
  • La respiración profunda durante su práctica.
  • La inmovilidad total en la postura mantenida.
  • La relajación durante y después de cada ejercicio.


Escuelas modernas:
Otros tipos de yoga creados en la segunda mitad del siglo XX (presentados en orden alfabético):
  • Mimansa yoga.
  • Natha yoga (‘yoga del baile’, yoga terapéutico, sistema que integra varios métodos de yoga, apuntando a la educación).
  • Purna yoga (‘yoga completo’, síntesis moderna de varios métodos de yoga).
  • Sajayá yoga, creado en 1970 por Shri Mataji Nirmala Devi, cuyo objetivo es el desarrollo integral del ser humano o, lo que es lo mismo, conseguir la consciencia plena del verdadero ser espiritual. Para llegar a este objetivo es necesario despertar una energía que reside en nuestro hueso sacro, conocida por los hinduistas con el nombre de Kundalini. Con el método propuesto por el sajaya-yoga, este despertar ocurre de una manera espontánea y natural, sin forzar nada en ningún momento.
  • Sarva yoga (‘yoga de todo’, integración moderna del haha yoga y el bhakti yoga).
  • Swásthya yôga, nombre de la escuela fundada por el maestro brasileño DeRose en el siglo XX. Según el autor, el suasthia-yoga es la codificación y sistematización de un tipo de yoga estrictamente práctico, preclásico, pre-védico y pre-ario, de linaje tantra-samkhia (por lo tanto matriarcal, sensorial, desrepresor, naturalista y técnico). Su nombre erudito sería dakshina-achara-tántrika-niríshwara-samkhia-yoga (yoga ateo tántrico). Según sus seguidores, el suasthia yoga es la sistematización del yoga original y más antiguo. Consideran que el yoga clásico (de Patanyali) es una forma posterior.

El tantra no se considera un tipo de yoga (a pesar de que algunos lo llaman tantra yoga), sino que es otra doctrina hinduista.

Mi canal de Youtube

Loading...